Salud laboral

  • compartir

En el sector minero y metalúrgico existe gran cantidad de peligros –relacionados tanto con la naturaleza del entorno físico como con los efectos de las sustancias peligrosas– que plantean un riesgo potencial para la salud y el bienestar. La protección de la salud laboral de los trabajadores es un elemento integral de la responsabilidad de una empresa minera y metalúrgica. El ICMM y sus miembros comparten una visión de cero accidentes mortales.

Efectos causados por el entorno físico 

El entorno físico en el que tiene lugar la exploración, la minería, la extracción de minerales y la transformación puede ocasionar las repercusiones siguientes:

Efectos causados por sustancias peligrosas

La exposición a algunas de las principales sustancias peligrosas que se encuentran en el sector minero y metalúrgico también puede dar como resultado una serie de efectos importantes sobre la salud:

Otro factor que debe tenerse en cuenta es el período de tiempo a lo largo del que se manifiestan los efectos sobre la salud.

Efectos agudos y crónicos sobre la salud

Los efectos agudos sobre la salud son aquellos que es más probable que sean evidentes de inmediato para el individuo y a los que a menudo es posible atribuir causa y efecto. Suelen aparecer al cabo de unas horas de la exposición; por ejemplo, el contacto con un vapor irritante puede ocasionar ojos llorosos, estornudos, tos, irritación y, en casos extremos, problemas respiratorios.

Los efectos crónicos para la salud son aquellos que pueden desarrollarse a lo largo de un período de exposición más prolongado. En ocasiones serán condiciones en las que la gravedad de los síntomas o de la enfermedad (o el riesgo de sufrir daños) está relacionada con la exposición acumulativa al peligro durante un período de meses o años. Los efectos crónicos en la salud a menudo se producen tras la exposición repetida durante días, semanas y meses. A modo de ejemplo, cabe citar la pérdida de audición por exposición a ruidos o el síndrome mano-brazo (véase supra).

El factor tiempo

La latencia, que a menudo se prolonga notablemente en el tiempo, es una característica de las enfermedades profesionales adquiridas en las que el desarrollo de los indicios y los síntomas de la afección tiene lugar muchos años después de la exposición implicada en su etiología. Los ejemplos incluyen el desarrollo del mesotelioma varias décadas después de la exposición al amianto, otros tipos de cáncer de pulmón y la neumoconiosis (como la silicosis, la antracosis y la asbestosis pulmonar), que pueden surgir décadas después de que la exposición haya cesado.

Factores externos y contextuales

En el sector minero y metalúrgico, como en todos los sectores laborales, también pueden surgir en ocasiones problemas atribuibles a factores externos (o a los que contribuyan o se sumen estos), como:

Las empresas deben conocer todos estos riesgos y gestionar activamente los efectos que ejercen sobre sus trabajadores, buscando hacer realidad la visión de cero accidentes laborales mortales. 

Esta visión engloba tres aspectos clave:

Materiales de orientación

El ICMM ha elaborado guías e informes sobre muchos de estos temas, y continuará actualizando y ampliando sus materiales de orientación en esta área, que reviste una importancia crucial. Haga clic en los enlaces siguientes para obtener más información:

Evaluación de los riesgos laborales

Evaluación de las repercusiones sanitarias

Gestión del VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria

Definición del valor límite de exposición profesional

Other focus areas