Los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos son la base para que las comunidades tengan voz

  • Share
11-Dec-20

El respeto por los derechos humanos es uno de los 10 principios fundacionales del ICMM, y es por ello que son un componente integral de las estrategias de minería responsable de todos nuestros miembros, escribe Hannah Clayton, responsable de temas de derechos humanos en el ICMM.

Tal como lo destaca el lema de este año del día de los Derechos Humanos, el COVID-19 ha dejado al desnudo las inequidades estructurales en nuestras sociedades y amenaza con hacer retroceder años de progreso en la lucha por sacar a las personas de la pobreza.

Teniendo esto en mente, el respeto por los derechos humanos es crítico para guiar los esfuerzos que realicen las compañías para respaldar la recuperación local y ayudar a construir un futuro mejor. Para lograrlo, es vital asegurar que las comunidades locales tengan voz y puedan plantear cualquier preocupación que tengan sobre las actividades que se llevan a cabo en las minas cercanas al lugar donde viven. Es un componente central de la responsabilidad de una compañía minera de respetar los derechos humanos, y así lo recogen los Principios Mineros del ICMM. Específicamente, los Principios Mineros comprometen a las compañías miembros del ICMM a defender los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos (UNGP), referente internacional clave para el respeto de los derechos humanos por parte de las empresas.

Una de las funciones del ICMM es respaldar y promover buenas prácticas, y muchas veces lo hacemos a través del desarrollo de recursos y guías prácticas. Con nuestra guía sobre 'Gestión y resolución de preocupaciones y quejas a nivel local', el ICMM se convierte en una de las primeras asociaciones en alinear los mecanismos de resolución de quejas a nivel operacional con los criterios de los UNGP.

Como parte de mis funciones dentro del ICMM, lideré el desarrollo de la guía actualizada junto a profesionales en relaciones comunitarias de nuestra red de asociados. Hoy en el día de los Derechos Humanos, me complace compartir la edición en español de esta guía. ¿Por qué en español? De las 27 compañías miembros del ICMM, 20 tienen operaciones en países de habla hispana, y también porque trabajamos en estrecha colaboración con las asociaciones nacionales en Perú, Chile, Colombia, Argentina y Ecuador que, en conjunto, nos proyectan más allá de los miembros del ICMM. En las regiones de América del Sur ricas en recursos naturales, las compañías muchas veces enfrentan desafíos por conflictos socioeconómicos relacionados con la minería. Si bien la guía ayuda a responder sólo uno de los aspectos relacionados a esta situación, se trata de un recurso importante para orientar a las compañías a mejorar sus canales de comunicación con las comunidades locales, con el objetivo de resolver conflictos antes de que éstos escalen.

En distintos lugares del mundo, gobiernos, organizaciones y agrupaciones de la sociedad civil están exigiendo más transparencia y responsabilidad de las compañías en lo que respecta a su desempeño relacionado a los derechos humanos. Contar con un mecanismo de resolución de quejas robusto y ponerlo en práctica, es un elemento central para demostrar acciones concretas, y nuestra guía =sirve como referente de buenas prácticas para diseñar estos procesos. 

Esta guía adopta cada uno de los 8 criterios de eficacia establecidos en el principio UNGP 31 y sugiere para cada uno, un conjunto de métodos prácticos que una operación puede implementar para diseñar mecanismos que aseguren el cumplimiento de dichos criterios. Además, ejemplifica a través de casos de estudio cómo las compañías los han puesto en práctica , proporciona ejemplos de buenas prácticas para los informes de los mecanismos de resolución de quejas y ofrece ejemplos de indicadores de desempeño claves para evaluar dichos mecanismos, junto con enfoques sugeridos para su interpretación y aplicación en la mejora continua. Además, se apoya en las lecciones aprendidas por las compañías miembros y otros actores que operan a nivel de operación minera.

Estas herramientas prácticas y casos de estudio se basan en la concepción de que los mecanismos de resolución de quejas a nivel corporativo deben ser legítimos, accesibles, predecibles, equitativos, transparentes y asegurar que los resultados estén en sintonía con los derechos humanos reconocidos internacionalmente. Las comunidades en las cuales operan deben ser consultadas y deben participar en el diseño e implementación, y los aprendizajes de las preocupaciones y quejas planteadas deben ser incorporados por la operación.

Nuestros miembros ya han estado utilizando las versiones en inglés y en español de la guía como ayuda para mejorar sus propios procesos para los mecanismos de resolución de quejas. Un ejemplo de ello es la compañía miembro MMG que utilizó esta guía durante este año para actualizar su procedimiento interno de gestión de quejas por parte de actores interesados, y trabajó en forma estrecha con sus operaciones para brindar capacitación en cada país y en el idioma específico de sus empleados. Contar con la edición en español de la guía del ICMM demostró ser de gran utilidad para el equipo MMG de Perú, ya que les permitió asegurar que el mecanismo específico de la operación estuviese alineado con los criterios de los UNGP y que existan oportunidades de mejora continua a lo largo del proceso. El objetivo final de esta actualización, que abarcó a toda la compañía, ha sido promover la retroalimentación de actores interesados sobre los mecanismos específicos de cada sitio e involucrarse mejor cultural y lingüísticamente con distintos grupos, incluidos mujeres y niños, como parte del proceso formal de quejas de MMG.

Glencore, compañía miembro del ICMM, también se apoyó fuertemente en la guía para llevar a cabo una revisión y análisis mundial de sus procesos de presentación de quejas y reclamos a nivel local, comparándolos con los criterios de los UNGP.  Esta revisión identificó fortalezas a ser compartidas transversalmente en la empresa, así como también brechas que se deben cerrar, y servirá de aporte para desarrollar recursos de capacitación interna. El objetivo de esta revisión era aumentar la eficacia de los procesos de resolución de quejas y reclamos como medio para fortalecer las relaciones en las comunidades donde operan.

La colaboración fue un factor clave en el éxito de este trabajo. Para el desarrollo de la guía, el ICMM trabajó con Shift, centro líder de conocimientos sobre los Principios Rectores de las Naciones Unidas. También recibimos aportes de profesionales en relaciones comunitarias que trabajan en operaciones de nuestros miembros en Perú. Esto se realizó través de un taller donde dichos profesionales, responsables de configurar e implementar mecanismos de resolución de quejas para comunidades en Perú, tuvieran la oportunidad de compartir experiencias y conocimientos prácticos sobre contextos locales y consideraciones para que se trasladaran a la guía.  

Si bien está destinada principalmente a la industria minera, espero que la guía también sea de interés para otras industrias que operan junto a comunidades, tales como las del petróleo y gas, agricultura e infraestructura. Cualquier compañía puede emplear esta guía como insumo para diseñar, implementar y mejorar continuamente sus mecanismos de resolución de quejas a nivel operacional en distintos lugares de todo el mundo. 

Tanto gobiernos como empresas han destacado que el acceso a una remediación efectiva es uno de los puntos débiles en la implementación de los UNGP, y, sin duda, este acceso será cada vez más importante a medida que avancemos en la construcción de un futuro mejor juntos, post Covid-19. Si bien resta mucho por hacer, , esperamos que esta guía sea una contribución útil y práctica en la dirección correcta.